AQUELLOS CACHARROS DE ENTONCES

             He subido otra vez a la cubierta y allá que siguen, aunque ahora abandonados y malheridos, aquellos enseres que dieron vueltas alrededor de mi infancia. Configuran el desván de tiempos pasados, los vestigios de otra época que los anticuarios para sí quisieran. Son las valiosas piezas para nuestro particular museo del recuerdo que invitarles a repasarlo quisiera.

           Enfrascao en el tema, tomé unos cuantos y los puse lo más apañadicos que pude pal obligao retratico con que ilustrarles el artículo ya que no encontré al Vera de turno ni fotico antigua alguna por mucho que rebuscara en la alacena de la abuela Vicenta. Y aquí lo traigo, en tonos grises, como está mandao, que el color ya lo pondremos nosotros con nuestra memoria histórica ¡Gozico da volver a juntarnos! Ni el polvo ni las telarañas estorban las sensaciones en el reencuentro que al palparlos me llevan a otra época  oyendo de nuevo el ir y venir en sus mil y unas tareas.
..........          C  O  N  T  I  N   U   A

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gustaría leerlo al completo.Si es usted tan amable...